6 razones clave por las que deberías comprar langostinos congelados

16 julio 2021 0 Por cortemar.net

Entre los amantes del langostino cada vez es más normal acudir a los productos congelados. Esto no es sólo una razón económica. Hay muchas otras razones que hacen que comprar langostinos congelados sea la opción preferida en muchas cocinas.

1 Mayor diversidad

Tanto el langostino como las gambas y gambones presentan una increíble diversidad. Si quieres probar langostinos importados, la mejor forma de hacerlo es congelando el producto junto después de su extracción, para que conserve las propiedades y nutrientes originales.

Así, podemos degustar langostinos congelados de sus mejores caladeros. Algunos ejemplos son el golfo de Guinea de donde se obtiene el langostino tigre, la costa centro-americana de donde se obtiene langostino vannamei, la costa del pacífico ecuatoriana las colas del langostino premium o incluso la del mediterráneo.

2 Mayor disponibilidad

Mientras que el producto fresco está sujeto a temporalidades, el marisco congelado está disponible en todas las épocas del año.

3 Razones ecológicas

El impacto de la superpoblación a nivel mundial es un verdadero problema. Mientras tanto, las producciones se siguen haciendo a la alza. Cada día tiramos toneladas de alimentos frescos. La congelación de los alimentos contribuye a su conservación  y, por lo tanto, disminuye el desperdicio de alimentos, tanto a nivel industrial, como en tu casa.

4 Por la ultracongelación

Hoy en día, el proceso de congelación ha evolucionado y ha alcanzado cotas de calidad realmente altos. La ultracongelación es el máximo exponente de esto mismo. El concepto se basa en acortar el proceso de congelación, haciéndolo a la menor temperatura posible (por debajo de los -40º C). Así, conseguimos que el producto mantenga más sus nutrientes, textura y sabor que con la degradación habitual de un producto fresco.

Los barcos congeladores congelan el marisco y pescado inmediatamente después del momento de su extracción para que se mantenga igual desde el mar a tu mesa.

5 Un alivio para el bolsillo

El producto fresco a veces no es mejor que el congelado, pero lo que está claro es que en mercado siempre es más caro. Comprar langostinos congelados es, sin duda, una manera de ahorrar en tu cesta de la compra.

6 Por una mayor higiene

Las bacterias propias de los alimentos se eliminan con un correcto lavado, con altas temperaturas y con bajas. Los langostinos congelados carecen de bacterias que pueden estar presentes en los productos frescos.

Descubre más sobre:Pescados, mariscos y salud